PREGUNTAS FORMULADAS A CRISTIAN PROTAGONISTAS DEL RELATO ENTRE HUMANOS QUE NO LO SON


Entrevistado: Cristian.
Formulacion de las preguntas: Ester Molina
Encuesta realizada por Kasfinol
Descarga aqui el libro


http://www.megaupload.com/?d=QEJ7FUOK


Merida 21/07/11



El apartamento que le regalo el padre de Sofía a Elizabeth es algo ostentoso. Muy hermoso, espacioso, Tiene una sala bastante amplia, colorida. Elizabeth coloco floreros y están llenas de rosas blancas. Los muebles son lujosos. Y la decoración es súper delicada en tonos pasteles. En cuanto llegue, Elizabeth me atendió y me pidió que esperara un momento pues Cristian dormía a las bebes.
Corrieron unos diez minutos y apareció ante mí un Cristian algo ojeroso pero con una sonrisa en la cara.
¿Hola Kasandra como estas? — ¡Bien! Aquí esta Cristian llamándome por mi nombre real.
— Hola Cristian dime Kass no es necesaria tanta cordialidad. Y respondiendo a tu pregunta, estoy bien gracias a Dios.
El asintió me dio un beso en la mejilla y se sentó a mi lado. Tenía un pantalón de algodón negro y una franelilla azul marino. Iba despeinado pero en vez de verse descuidado se veía súper hermoso.
— Kass recuerda que puedo leer los pensamientos de los humanos.
— Salte de una jodida vez de mi cabeza he intenta no volverlo hacer, sino obviare estas preguntas y dejo tu libro sin ellas.
— Entiendo el porque no tienes novio eres amargada.
< ¡Bien desde cuando Cristian era tan irrespetuoso!>
Lo mire con mala cara y agarre aire para no responderle de forma mal educada.
 Listo ya cumplí con Sofía. Disculpa Kass hice una apuesta con Sofía y la perdí. Y la penitencia era sacarte de tus casillas cuando te viera. Así que listo. Ya he cumplido. Puedo seguir siendo el mismo.
— Claro entiendo. Aunque tú eres así como Sofía. Aunque respetas mas de lo que ella lo hace. En fin. Te hare diez preguntas. Espero respondas lo mejor posible.
— Tranquila daré lo mejor de mí, por cierto apura con eso, pues las niñas no creo que duren mucho dormidas.
— Bien empecemos… ¿Qué sentiste cuando te enteraste de que Sofía estaba en el cielo?
Cristian se rasco la cabeza. Y miro al techo.
— Bueno la verdad es que no sabía que estaba en el plano celestial, hasta que fue a ver a Emmanuel. En ese momento, cuando me di cuenta que era ella, sentí de todo dentro de mi ser. Sofía por años me robo el pensamiento. Y la situación hasta me confundió porque yo era un ángel de la muerte y si ella estaba allí es porque había muerto. Jamás me imagine que con el puñal de Miguel ella se convirtiese en un ángel de guerra. Fue increíble. Pero no se compara con la forma en que amo a mis niñas y a Elizabeth. El sentimiento que sentí por Sofía fue más capricho que cualquier otra cosa.

— Si te entiendo. Se que ustedes los hombres, bueno la gran mayoría solo siente capricho por alguna mujer y ya luego cuando se les pasa pues todo acaba.
— Así es Kass.
De repente caí en cuenta de algo y le dije
— Mira si ya no eres un ángel pues eres un inmortal, porque carrizo aun puedes leer los pensamientos de los humanos… para ser especifica ¡los míos!
— ¿Esa es la pregunta dos o simple curiosidad? — dijo sonriendo
— Déjate de tonterías y responde— le dije sonriendo con sarcasmo.
— No lo se, supongo que por decirlo de esta forma… tanto mis hijas por tener sangre de ángeles como Elizabeth y yo somos una raza muy diferente que cualquier otro inmortal.
— Bueno esta si es la pregunta dos ¿Qué sentías cuando Emmanuel y Sofía estaban juntos?
— Sin nada que me quede por dentro, quería golpear a Emmanuel cada vez que se le acercaba a Sofía. Pero a medida que paso el tiempo empecé a entender otras cosas y mis impulsos cambiaron.
— Sabes, tu me hiciste la vida cuadros mientras escribía tu historia, esos cambios de humor y de sentimientos me provocaba grande dolores de cabeza.
— Lo siento Kass no fue mi intensión yo ni me entendía en esos momentos.
— Si… lo note… bueno dime entonces ¿Cuándo te diste cuenta de que amabas a Elizabeth?

Bueno el rechazo constante de Sofía ayudo en darme cuenta, que estaba solo encaprichado con ella. Y cuando veía a Elizabeth se me ponía el corazón a mil sin ninguna razón. Pero cuando Elizabeth empezó a conversarme de Arthur sencillamente se despertaban mis celos. Algo que no entendí hasta que bese por primera vez a Elizabeth. Todos los instintos de protección y de querer comérmela pasaron por mi mente.
Cristian soltó una carcajada y termine riéndome con el. Si que se veía muy enamorado.
— Que bueno que Elizabeth te correspondió.
— Si… que bueno— dijo Cristian sonriendo y tocándome el hombro. La acción me dio a entender que me decía otra cosa pero no le preste atención. No quería ponerme hablar de mi a estas altura de la entrevista.
— Bueno cuéntame ¿Cuál fue tu reacción al saber que Eli estaba embarazada?

La cara de Cristian se ilumino, con una gran sonrisa y se puso de pie porque parecía no poder respondérmela sentado de lo emocionado que se veía,
— Eso es lo mejor que me ha pasado en los que llevo de existencia. Cuando Miguel me informo yo casi me desmayo, Lonhard estaba conmigo y el estaba muy emocionado. La verdad, no se ni como explicártelo.  La noticia fue una sorpresa. Y me encanto no puedo negarlo cuando se lo dije a Elizabeth y ella se desmayo. Fue cómico.
— ¡Que insensible eres Cristian!
El soltó una carcajada.
— Bueno padre primerizo deja el escándalo o acaso no sabes que los bebes se despiertan con el ruido— le dije y entro en la habitación Elizabeth diciéndome
— Pues ese es su problema, Cristian es súper escandaloso y siempre termina despertado a las bebes.
— No seas tan exagerada— le dijo Cristian y le dio un corto beso. Elizabeth nos traía chocolate caliente con unas galletas dulces.
— Se que te gusta, dame un abrazo Kass— nos abrazamos y se fue a lo que yo creía era la cocina.
Cristian empezó a comerse unas galletas con el chocolate, y yo hice lo mismo. Una vez que la terminamos en silencio le pregunte
¿Qué relación tienes con las amigas de Elizabeth y sus parejas?
Son mis amigos creo que eso resume todo
— Se mas detallista ¿Quieres?
— Ya te pusiste exigente Kass. Bueno Sofía y Emmanuel son mis mejores amigos. Con Sofía vivo jugándome entre apuestas y maldades. Con  Emmanuel, el es algo más serio, pero no las llevamos súper bien. Cuando hay reuniones cocinamos juntos. Tenemos una buena relación.
 
Con Angi y Lonhard todo es como si fuéramos hermanos de toda la vida. Y desde que convertí en tío al desordenado de Lonhard, pues solo vive al pendiente de sus sobrinas y esta loco por dejar embarazada a Angi.
— Pobre de Angi debe ser un gran sacrificio el que esta pasando  — era inevitable no reírme ante el comentario de doble sentido y Cristian negando con la cabeza, ante mi mal chiste, empezó a reírse.
¿Dónde vives actualmente? Las personas son curiosas.
—Vivimos en este apartamento que nos regalo el padre de Sofía. Mi ex suegro.
< Lo dijo para fastidiar estoy segura>
— Creo que te faltan algunas horas de sueño. Cambiando el tema dime ¿Qué tal te llevas con los arcángeles Miguel y Gabriel?
— Bastante bien, supongo que en unos años los veré muy seguido cuando las niñas puedan invocarlo. Pero de aquí haya veremos. Mientras ellos vienen hacerles una que otra visita pues adoran a las bebes. Y no las llevamos bien de hecho le agradezco muchísimo todo lo que hicieron por nosotros.
— Si es lógico. Cambiando un poco el tema dime ¿Qué harías si a Elizabeth le ocurriera algo?
El se rasco la cabeza… suspiro y se paso una mano en el rostro.
— El simple hecho de que me lo menciones, hace que todo el ser se me vuelva loco y que me descontrole. La amo demasiado daría mi vida solo por revivirla, sin ella no me veo viviendo.
Cristian soltó una carcajada, burlándose de lo que había pesado.
— Ya deja de burlarte por lo menos soy sincera. Ya solo me restan tres preguntas déjame ver
Revise mi cuaderno y si aun restaban tres preguntas. Pero fue inevitable… empezamos a escuchar el llanto de las bebes.

— Ve anda a buscarlas… yo te ayudo.
Cristian se levanto y desapareció. De repente llego con las dos niñas. Aquí me di cuenta que Dios… había dejado pasar algo de tiempo para esta entrevista. Las niñas tenían ya casi dos meses cumplidos. Y si que eran hermosas.
Cristian me dio a Aidé, la niña es súper hermosa, tenia los mismos ojos de Cristian. Ella empezó a jugar con mis zarcillos
— ¡Casualidades de la vida ella se despiertan y yo te haría una pregunta sobre ellas!
— Bueno dímela…. Edita es algo inquieta y estoy seguro que ya tiene hambre, a veces pienso que de verdad es hija de Lonhard, pues heredo hasta sus hábitos alimenticios
Me empecé a reír y Aidé me sonreía al parecer le gustaba la forma que tenia de reírme.
— Bueno dime ¿Serás el típico padre posesivo con las gemelas si se les acerca algún chico? ¿Cómo piensas tratarlas con todo aquello a lo que ya están destinadas?
— Si me preguntas que si seré celoso, pues mmm… solo lo normal me molestare en conocer al chico y listo, ya ellas decidirán si les conviene o no… ahora yo te pregunto ¿Acaso tu crees que ella tendrán una vida normal? Es mas… rogare a Dios que se enamoren de alguien normal… que no sea un Vampiro a cualquier otro ser del tipo mitológico como ustedes los humanos lo llaman. Mejor y ni me preocupes por ello ahorita, tengo en promedio dieciséis años para ver que hare cuando este en ese momento. Sobre el asunto de que si deben luchar y proteger, pues bien Elizabeth y yo quedamos de acuerdo que le enseñaremos todo lo que saben. Y miguel y Gabriel sacaran tiempo para ayudarnos. A ellos le conviene que sean buenas de esa forma ellos no serán, convocados tantas veces.

— Si es lógico y me parece una buena idea.
Empecé a darle cosquillas a la bebe y me jalo el cabello.
— Tiene esa mala costumbre— y se empezó a reír Cristian— tiene afición al cabello largo.
Yo sonreí y le dije
— Bueno para culminar responde la última pregunta… ¿Cómo ves el futuro que os espera?
— Prometedor y lleno de acción. Hasta Lonhard esta emocionado por todo esto de las bebes. Así que porque mentirte… estoy feliz de lo que Dios me ofreció y se que lo que me depara no es nada aburrido.
Yo asentí y le sonreí.
— Eso espero… no quiero estar aburriendo a mis lectores.
Elizabeth entro a la habitación.
— Kass supongo que ya ha terminado. ¿Te quedas para cenar? — mientras le di la bebe y ella la cargo con mucho cariño dándole un beso en su pequeña mejillita.
— No bella… debo volver a casa. Recuerda que mi nena me espera.
— Si tienes razón no la hagas esperar.
— Bueno muchas gracias… y perdón por tardar— le dije no podía dejar de estar apenada por recordar hacer la entrevista casi dos meses después.
— No te preocupes, vuelve cuando quieras— me dijo Cristian.
Me levante y ambos me acompañaron a la puerta. Me dieron un pequeño abrazo. Y les di un beso a esas bellas gemelas. Y me fui.
No sin antes mirar atrás y darme cuenta que era una bella familia. 
0