Biblioteca de Kassfinol: Libros de Mariel Ruggieri




Un duelo de miradas se libra en un concurrido bar de Montevideo. Verde la de él, gris la de ella. Verde contra gris. El verde gana la partida y logra sonrojar por entero el rostro de ella. Y su cuerpo, ya acalorado por el sopor de esa tarde de noviembre, parece prenderse fuego. 

Con sus inocentes dieciocho años,Verónica Sandoval no está lista para la abrumadora presencia de ese hombre que se propone desnudarla con los ojos. Con mucha más experiencia a cuestas, el exitoso arquitecto Alex Vanrell también se siente perturbado por la joven. Por ese cuerpo que pide ser poseído y esa boca que lo tienta a besarla... Aquel encuentro casual entrelaza sus vidas de una manera tan intensa que ya nada volverá a ser igual. Alex iniciará a Verónica en las artes del amor y despertará los instintos más ardientes de la mujer que late por salir a la vida.

Pero ¿qué pasará cuando sacien su sed por el otro? ¿Podrá la pasión superar los obstáculos que se interponen entre ellos? ¿Qué sería capaz de hacer Verónica para estar con Alex? Y él, ¿hasta dónde llegaría por esa boca...?




A sus veintiséis años, Maribel Baldini debe hacer frente a una serie de desafortunados acontecimientos que la obligarán a rehacer su vida. Mientras tanto, el carismático y seductor abogado Franco Ferrero irrumpe en su vida y la marca para siempre. La atracción entre ellos es innegable y ambos se desean, pero Maribel tiene miedo de que vuelvan a destrozarle el corazón. Una mujer odiosa, un ex marido problemático, una niña encantadora y una serie de increíbles coincidencias serán claves en esta intensa y apasionante historia de amor. Maribel conocerá los efectos devastadores del deseo, y este cobrará un nuevo sentido para ella. Entregada a la pasión sin límites, Franco será sin duda el dueño de su placer.





Después de una boda de ensueño y de una idílica luna de miel, los Vanrell inician su vida como marido y mujer. Los proyectos compartidos los mantienen unidos, pero es la pasión que los domina desde aquel primer duelo de miradas la que hace que la magia siga día tras día. 
Pero cuando la desgracia y los fantasmas del pasado hacen trizas su mundo perfecto, seguir juntos, a pesar de todo, será un auténtico desafío.
La inmadurez emocional de Alex, el orgullo de Verónica y la maldad sin límites de algún resentido pondrán a prueba su relación. ¿Logrará el amor vencer los obstáculos que los separan? ¿Será suficiente el deseo para mantenerlos unidos, aun con sus sueños truncados?
¿Podrá Verónica sacrificar tanto para estar con Alex? ¿Sabrá que él está dispuesto a morir por esa boca?




"—¿No te gusta el sexo, Andrés?

—Sí, me gusta el sexo, Gabriela… El tema es que me gusta más hacer el amor. Descubrí que me excita el sentir cosas por mi compañera de cama, y saber que ella siente lo mismo por mí. Después de hacerlo de esa forma, el sexo por calentura pierde un poco la gracia. Llamame anticuado si querés, pero así soy yo…"



En el momento más triste de su vida, el duende de las casualidades pone en el camino de Gabriela, al enigmático e increíble Andrés Otero. 

Para una mujer de cuarenta y cuatro años con dos divorcios a cuestas y que no quiere compromisos, este hombre tiene todas las desventajas: es demasiado atrayente, es demasiado querible, y ni siquiera es casado. Peligro, peligro. Alerta roja.
¿Cómo lograr llevar a la cama a un hombre que pondera los sentimientos por encima de las ganas? ¿Cómo evitar desear enamorarlo? ¿Cómo lograr no enamorarse?
El deseo de disfrutarlo, es el anzuelo. Descubrir la pena que lo tortura, es la carnada. Y lo que tira del sedal es esa dulce forma de demostrarle que más que para adorar su cuerpo, él fue creado para cuidarle el alma.




0