Escena del Libro: Aniquilando lo que ya está muerto...




Mientras que sin ninguna contemplación partí el cuello de una de mis oponentes, esta no se volvió cenizas, porque no le desprendí su cabeza, ni había estacado su corazón, pero sí la dejé como un maldito vegetal sobre el suelo. 

(Mmm... esta protagonista a veces es tosca) A la venta el 27-02


0